MONOXIDO DE CARBONO EL ASESINO SILENCIOSO

 

Año tras año y distribuidos en todo el país, se producen accidentes en domicilios producto de intoxicación por monóxido de carbono ocasionando la muerte a un promedio de 50 personas.

Los lugares donde se producen se encuentran tanto en barrios humildes, como en los más pudientes; en casas como en departamentos; afectando tanto a personas mayores como a niños y recién nacidos.

Las causas son diversas, pero existe un motivo principal, el desconocimiento del riesgo y las medidas preventivas que se deben tomar para evitarlos.
Con la voluntad de contribuir a evitar estos siniestros se ofrece este material informativo que pretende, a través del conocimiento y la educación prevenir este tipo de accidentes.

¿Qué es el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono (CO) es un gas venenoso e inestable que se desprende de la combustión de sustancias que contienen carbón (petróleo, gas, carbón, nafta, madera, etc), cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente.

Resulta difícil de identificar sin los instrumentos adecuados debido a que es incoloro, casi inodoro, insípido y no irritante, tampoco irrita los ojos ni produce tos.

Sus víctimas van desde el individuo que repara un caño de escape o calienta el motor del auto en un espacio cerrado, hasta las familias que pasan del sueño a la muerte debido a la combustión imperfecta de aparatos de calefacción, mala regulación de quemadores, deficiencias en tirajes o instalación de artefactos en lugares inadecuados, sumado en todos los casos a una ventilación inadecuada.

¿Porqué es tan peligroso?

Porque es muy tóxico e imperceptible. En el nivel respiratorio celular, es absorbido por la sangre 300 veces más rápido que el oxígeno y por ello es mortal aún en pequeñas concentraciones. Una persona expuesta a un ambiente contaminado con apenas 600 partes por millón de monóxido de carbono puede fallecer en tres horas.

¿Cómo ocurre generalmente?

En habitaciones cerradas. Debido a que toda materia combustible necesita tener suficiente oxigeno para poder arder en forma completa, cuando la casa está totalmente cerrada y tiene un calentador encendido, el oxígeno que se halla en esos cuartos se va consumiendo. Cada vez que el nivel de oxigeno disminuye, la combustión se hace menos completa y empieza a producir excesivo monóxido de carbono.

Este veneno se acumula y causa la intoxicación. Por eso es necesario dejar siempre abierta una ventana abierta entre 5 y 15 cm, a fin de que se reponga el oxigeno consumido.

¿Qué artefactos pueden producirlo?

Todos los que produzcan combustión, como ser calefones, termotanques, cocinas, estufas a gas natural o envasado, estufas a querosén, calderas, braseros, salamandras, parrillas a carbón, motores de autos y otros.

¿Qué debe revisarse?
• Correcta ubicación de los artefactos.
• Funcionamiento de los artefactos.
• Calidad de llama.
• Conductos de evacuación de los productos de la combustión.
• Aberturas para reposición de aire.

¿Se puede instalar una estufa o un calefón en un baño?
En dormitorios y baños, únicamente está permitida la instalación de estufas y calefones de TIRO BALANCEADO. La instalación Siempre debe realizarla un gasista matriculado.

¿Las estufas catalíticas consumen el oxígeno del ambiente?
Sí. Las estufas catalíticas al igual que las pantallas infrarrojas consumen el oxígeno del ambiente y emiten los productos de la combustión también al mismo ambiente.

No constituyen un peligro si son instaladas bajo normas por un gasista matriculado, con las rejillas de ventilación reglamentarias.

¿Cómo evalúo si un artefacto está “quemando” bien?
Las llamas correctas deben ser estables, prácticamente sin producir ruido y tener un color azul algo oscuro en el núcleo, rodeado de un azul claro y luminoso, más exteriormente dispone de un halo poco luminoso de color azul un poco violáceo.

Si la llama es ondulante con puntas amarillas. Esto puede ser debido a un exceso de gas o una falta de aire. El rendimiento calorífico disminuye, el fondo de los recipientes de cocción se ensucia ennegreciéndose y se produce, como producto de la combustión incompleta, monóxido de carbono, que es tóxico. Todo ello indica que el artefacto precisa una revisión.

¿Cómo se puede reconocer que hay monóxido de carbono en el ambiente?
Si bien este gas no puede percibirse, hay claros indicios que señalan la presencia de monóxido de carbono, tales como:

• Coloración amarilla o naranja de la llama, en lugar de azul.
• Aparición de manchas, tiznado o decoloración de los artefactos, sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

¿Cómo actúa el CO en el organismo humano?

Impide que el oxígeno que respiramos llegue a nuestros órganos vitales, afectando sobre todo cerebro y corazón. La exposición al monóxido de carbono aún por un período breve, produce daños irreparables: unas pocas partículas alteran el funcionamiento del sistema nervioso y provoca desde cambios de humor y cefaleas permanentes hasta lesiones neurológicas.

Al inhalarlo penetra al torrente sanguíneo a través de los pulmones igual que lo hace el oxígeno, pero con la diferencia de que el CO tiene una afinidad 300 veces mayor con la hemoglobina, con la que forma la carboxihemoglobina en lugar de la oxihemoglobina que formaría al combinar normalmente la hemoglobina con oxígeno.

¿Qué síntomas produce?

La intoxicación por monóxido de carbono es un poco difícil de diagnosticar ya que puede ser asintomático o con síntomas parecidos a los de otras enfermedades.

Leve: Cefalea, náuseas, vómitos, mareos.
Moderada: Confusión, lentitud de pensamiento, visión borrosa, debilidad, problemas de coordinación en la marcha, desfallecimiento.
Severa: Dolor precordial, arritmias (taquicardia), desorientación, hipotensión, respiración agitada, convulsiones, lipotimia, coma, muerte.

¿Qué debo hacer si sospecho intoxicación por CO?

Saque a la familia fuera de la casa y llame a Bomberos. Esto es muy importante si alguien en su familia siente malestares. Si no es una emergencia y es posible:
1. Abra ventanas
2. Apague el equipo en el cual se está quemando combustible.
3. Contacte a un gasista matriculado.

¿Qué primeros auxilios realizar ante una intoxicación?

La intoxicación con monóxido de carbono puede ser superada a través de una rápida acción que favorezca la respiración.

Ante una persona que ha estado en un ambiente contaminado con monóxido de carbono recordemos estos pasos a seguir:

• Retirar rápidamente a la persona del ambiente contaminado.
• Llevarla al aire libre o a un sitio bien ventilado.
• Recostarla cómodamente y mantenerla abrigada.
• Aflojarle las partes de la ropa que presionan el cuerpo como corbata, cinturón.
• Procurar urgente atención médica.
• Suministrar oxígeno lo antes posible, dado que la carboxihemoglobina en atmósfera de oxígeno se disocia 5 veces mas rápidamente que en el aire.
• En caso de paro respiratorio o cardíaco proceder con la resucitación correspondiente

¿Puede producir secuelas posteriores?

Sí, entre los más comunes están la depresión, pérdida de memoria, visión borrosa, demencia, trastornos de la marcha, Parkinson, convulsiones, ceguera, alucinaciones.

CONSEJOS PARA EVITAR ACCIDENTES POR MONÓXIDO DE CARBONO.

Existen dos procedimientos básicos para evitar estos accidentes: revisión periódica de artefactos y respeto por las normas de instalación y uso. También pueden instalarse detectores específicos.

1. Haga realizar una revisión periódica a sus artefactos por un gasista matriculado.
2. Respete las normas técnicas y reglamentarias de instalación. La instalación irregular de un artefacto puede ocasionar accidentes.
3. Permita siempre el ingreso de aire al ambiente desde el exterior, suficiente como para renovarlo.
4. Verifique que la llama de los artefactos sea de color azul. Si es de otro color (amarillo o tonalidades anaranjadas o rojas) está funcionando en forma defectuosa.

Llame enseguida a un gasista matriculado para que revise el artefacto y la ventilación.
5. Es indispensable que las salidas de los gases al exterior estén libres de obstrucciones y colocadas en forma reglamentaria. La mayoría de los casos fatales tienen su origen en conductos defectuosos.
6. También suele suceder que los pájaros aniden y tapen los conductos.
7. Si los conductos de evacuación (chimeneas o salidas al exterior) son retirados para trabajos de limpieza o pintura y luego no son correctamente reinstalados, puede ser fatal.
8. Si realiza un cerramiento en balcones o terrazas, no olvide abrir las rejillas de ventilación.
9. No coloque calefones en baños o dormitorios si no son de tiro balanceado. El 72% de los accidentes fatales se deben a calefones con funcionamiento incorrecto.
10. El uso de hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente es sumamente peligroso, es una costumbre extendida que debemos desterrar.
11. Apague salamandras o estufas a querosén durante la noche.
12. Cuando compre un artefacto a gas, verifique que tenga adherida la oblea con el sol naciente que dice “Gas” otorgada por un organismo certificador.
13. Nunca deje prendido el motor de su automóvil, corta césped, u otros motores en un garaje que está adjunto a su casa, para que el monóxido de carbono no se infiltre en la casa.

Guía de prevención realizada con la investigación, compaginación y edición de Bomberos Voluntarios de Villa Gesell – Sección Capacitación en Abril 2008. Incluye material de Enargas, Camuzzi Gas y otras fuentes.

Se permite y agradece su reproducción y difusión.
BOMBEROS VOLUNTARIOS DE VILLA GESELL
Programa de Prevención para la Comunidad

Jorge Amarante.

VOLVER